Daniela Roel

Mi gusto por el arte se lo debo a mi abuela, quien lo introdujo en mi vida. Me invitó a tomar clases de pintura en varias ocasiones, las cuales rechacé repetidamente por una única razón: el miedo a fracasar.

Este miedo, continuó hasta que un día, por fin convencida, me armé de valor y me dije a mi misma: “Tengo que intentarlo, en esta vida, hay que arriesgarse”. A partir de ese momento, comenzó mi pasión por la pintura.

Me encanta trasmitir emociones a través de experiencias sensibles y visuales, siempre innovando y obteniendo como resultado obras modernas y abstractas.

Lo que trato de trasmitir en mis obras, son las distintas emociones que una persona puede llegar a experimentar en su vida diaria. Esto lo consigo a través de la fluidez y el movimiento del agua con chorreadas y salpicadas, utilizando una gama de colores agradables que ayudan a crear la sensación de paz en el espacio donde sean colocadas, y así, enfrascar al espectador en un estado de tranquilidad.

Uno de los pintores en los que me he inspirado es en Albert Le Diuzet, quien hace las primeras abstracciones de paisaje. Jackson Pollock, a quien también admiro, me inspiró con su técnica action painting que me enseñó la importancia del movimiento en una obra para lograr transmitir una emoción más intensa que pueda interpretarse fácilmente.

Así pues, cada persona busca un medio para poder expresarse. Después de buscar a lo largo de mi vida una forma de hacerlo, puedo decir convencida, que la pintura es lo mío.